El acto del docente de Enfermería es el de formar recursos profesionales capaces de generar cambio integral de nuestra realidad sanitaria y social en su complejidad multinacional, dichos profesionales deberán estar preparados adecuadamente para ser capaces de enfrentar no solo los retos presentes sino sobre todo los retos futuros, es por ello necesario que haga una enseñanza innovadora en el contexto paradigmático histórico social, tal como: Haciendo una transformación nuclear de pensar, hacer y desarrollar la enseñanza.

El docente enfermero, tiene que cumplir unas características: Poseer una personalidad equilibrada, abierta, sensible y extrovertida que le permita actuar con criterio humano siendo comprensivo, optimista y amable, teniendo en cuenta que no solo es formador de otras personas sino que su sujeto de atención es otra persona.

Para ser docente de Enfermería, nuestra formación misma y los cuidados de enfermeria que desarrollamos nos favorece, pero es necesario pasar por un período de formación: docencia en enfermería por la función que exige desarrollar estas habilidades: debe ser un facilitador del aprendizaje y del desarrollo de sus alumnos como personas y como profesionales creando climas adecuadas para las experiencias de aprendizaje del grupo, tratando de ser un miembro activo del mismo, expresando sus ideas, experiencia e intelecto como un miembro más del grupo sin tratar de imponerlas sino presentándolas como un aporte para compartir.